Un centenar de aficionados arroparán al Sant Antoni en la final de Copa

El conjunto de Portmany se jugará el título copero de la LEB Plata este sábado, enfrentándose al Teknei Zornotza. El partido se jugará en la pista del equipo vasco.

Comunicación CBSA.     Sant Antoni.

El CB Sant Antoni no estará solo este sábado en el País Vasco, donde jugará la final de la Copa LEB Plata enfrentándose al Teknei Bizkaia Zornotza. Un centenar de aficionados del club de Portmany arroparán al equipo que entrena Carles Flores, que vivirá un momento histórico para el baloncesto ibicenco y para el deporte pitiuso. El partido entre los isleños y los vascos se jugará desde las 18.30 horas en Polideportivo Larrea, en Amorebieta-Etxano.

La entidad sanantoniense desplazará a su afición desde Bilbao a Amorebieta, “con un autobús que pone el propio club”, explicó este miércoles Marcos Páez, vicepresidente del CBSA. “Después del partido, tanto si se gana como si se pierde, se ha montado una cena para celebrar el haber podido haber llegado a esta final. Vamos a una sidrería de allí de Amorebieta y somos las cien personas que van al partido. Vamos todos a celebrarlo juntos”, declaró también Páez. Porque para el CB Sant Antoni disputar este encuentro es un premio en la que, no hay que olvidar, es la temporada de su debut en la LEB Plata. Ya es todo un éxito lo que se ha conseguido hasta la fecha.

En el CBSA están “muy confiados” de poder traer la copa a Ibiza. “Aunque los últimos resultados ligueros no han acompañado, vamos a pensar que se puede sacar adelante. Es un pequeño bache que se está pasando dentro de una temporada muy larga. Esperemos que cuando lleguen los ‘play-offs’ nos encontremos otra vez en pico de subida. En el club se confía mucho tanto en el ‘staff’ técnico como en los jugadores”, declaró el vicepresidente.

“Vamos muy motivados todos. Hemos venido al mundo del baloncesto de esta época para romper estadísticas, que las estamos rompiendo con varios ascensos continuados. Y ahora vamos a intentar conseguir lo que no ha logrado nadie: primero que un recién ascendido gane la Copa; y tampoco la ha ganado nunca un visitante”, explicó también Páez.

El rival “lleva una cronología exacta a la nuestra en cuanto al tema clasificatorio”. “Llegaron al final de la primera vuelta como primeros de grupo con dos derrotas, idéntico a nosotros. Y ahora mismo se encuentran segundos de grupo con siete derrotas, igual que nosotros. Por lo tanto, es un rival muy parecido a nosotros, tanto en juego como en clasificación”, añadió el vicepresidente, que subrayó que quieren “disfrutar de un momento histórico” para el básquet pitiuso.